Testimonios

contact

Ser madre maravilloso si, difícil uf más difícil de lo que me imaginaba.
Paula Alessandra, la niña de mis ojos cuando llegaste a nuestras vidas fue la bendición más linda y grande que pueda existir, no voy a mentir que me sentía llena de temores, angustias, me preocupaba por todo, como respiraba, como se movía, si se movía mucho o se movía poco, si dormía mucho o dormía poco, si lloraba o no lloraba, si comía lo suficiente o no, en fin creo que es el comienzo de un largo camino de preocupaciones porque creo que así somos los padres, siempre al pendiente para que nuestros niños estén bien.

Poco a poco fueron pasando los días y se tornaron cada uno distinto, más difícil uno que otro, la bebé creciendo y sus exigencias eran cada vez más, me preguntaba a cada instante si lo estaba haciendo bien como mamá? Pues a veces creía que no, para amamantar hay que tener mucha paciencia, es un acto muy bello que requiere paciencia y sacrificio, yo estaba decidida antes de que ella naciera, yo quería amamantarla y así fue gracias a Dios hasta los momentos. Al principio es doloroso porque ellos aún no saben bien pero ya al pasar los días se vuelven unos expertos.
Como madre y fisioterapeuta que soy siempre al pendiente de mi hija y su desarrollo motor, uf creo que no sé si es mejor saber del tema o no, porque creo que me volví paranoica y por eso tantas angustias. Hay etapas del desarrollo psicomotor, a los 3 meses control de cuello, a los 4 meses Rolado, se voltean de boca arriba a boca abajo y viceversa, a los 6 se mantienen sentados solitos, a los 7 se arrastran, a los 8 comienza el gateo, a los 9 comienzan a pararse y a los 12 a caminar, claro está puede variar un mes antes o unos 2 meses después para que el bebé inicie estas actividades. Pero yo me volvía como loca cuando llegaba una etapa en su desarrollo, claro está estaba dos meses antes estimulándola en lo que fuera necesario con ejercicios para que logrará en su momento acorde y correctamente cada etapa, tanto así que me volví fastidiosa en todo con ella, le comencé a exigir mucho a mi bebe de tan solo 2 meses, cuando no quería estar boca abajo la colocaba para que fortaleciera su musculatura de cuello, tuviese control del mismo y aprendiera a voltearse, todos en mi familia me miraban {dirían se volvió loca} pero yo sabía lo que hacía y sabía que era importante para ella y su desarrollo motor.
Pues claro que es importante, pero me di cuenta con el tiempo que la estaba forzando y cuando ella no quería algo era que no quería nada y pues no se lograba nada, ella fue entonces cumpliendo cada una de sus etapas a su justo momento y yo entendí que era lo más sano, claro siempre es bueno irlos estimulando poquito a poco a la medida que ellos den y estén dispuestos sin presiones para que no se sientan obligados y logren alcanzar dicha etapa, por otro lado entendí que cada niño es distinto y cada uno va a su ritmo y tenemos que adaptarnos a ellos e ir guiándoles y acompañándoles en cada momento.
Hoy por hoy mi Paula tiene 11 meses y es una bebe súper activa toca todo y es curiosa, me trae loca agotada trato de acoplarme a su ritmo le encanta jugar y entretenerse full, comer sola y hacer desastres, ahora estamos en otra etapa que hay que enseñarles, ah y todavia toma pecho, y aún pide que la coja un rato en mis brazos, todavía se despierta una o hasta más veces por la noche y claro el cansancio es mayor y más si te toca ir al trabajo y toda la rutina del día a día, siempre de bebesita pedía mucho brazo y la gente comenzaba a opinar {la estas cargando mucho la vas a malacostumbrar etc etc}, no me arrepiento de cargarla y haberle cargado todo lo que le cargue, mi hija es táctil auditiva y necesita mis brazos de vez en cuando con más frecuencia quizás de otro niño que su sentido fuese otro, como lo dije cada niño es distinto y siempre me digo también que hay que aprovecharlos y vivir cada etapa con ellos, el tiempo pasa y crecen muy rápido y no toda la vida va a ser una bebé. 

Twitter

Facebook